Según el Documento Básico de Salubridad HS3 referido al aire en el interior de los edificios,

cada vivienda debe cumplir con parámetros mínimos de renovación del aire . el artículo 13.3 tiene como exigencia básica lo siguiente
 “Los edificios dispondrán de medios para que sus recintos se puedan ventilar adecuadamente, eliminando los contaminantes que se produzcan de forma habitual durante el uso normal de los edificios, de forma que se aporte un caudal suficiente de aire exterior y se garantice la extracción y expulsión del aire viciado por los contaminantes”.

Establece 3 tipos de ventilación:

Ventilación natural, ésta es causada exclusivamente por el accionar del viento o por la ventilación que se da por el cruce a través de huecos.

Ventilación híbrida: las edificaciones tienen un dispositivo que sirve para la extracción del aire natural, colocado en la boca de expulsión. Actúa, cuando la temperatura ambiental y la presión del aire son propicias para obtener el necesario caudal. A través de un ventilador, automáticamente extrae el aire cuando el caudal es desfavorable.

Ventilación mecánica: utiliza aparatos electromecánicos para la renovación del aire. Para obtener una ventilación de calidad en el interior de las edificaciones, debe haber una renovación constante del aire, ésto se puede lograr con una ventilación mecánica controlada. es imprescindible en edificaciones con hermeticidad del aire y amplios niveles de aislamiento, siendo el caso en edificaciones donde existe consumo de energía casi nulo o en casas pasivas. Aunque por las ventajas que tiene éste tipo de ventilación, es posible su integración en cualquier edificación.

¿Qué es la Ventilación Mecánica Controlada?

La ventilación mecánica controlada es un mecanismo de ventilación de las viviendas. Precalienta el aire que entra del exterior, eliminando a la vez el aire viciado del interior hacia el exterior, garantizando la constante renovación del aire, elevando a la vez su calidad interior. Filtra el aire interno liberándolo de agentes contaminantes y de partículas de polen.

En el bienestar de las personas, interfiere un lugar bien ventilado y con una óptima calidad de aire.

En las habitaciones húmedas, como cocinas y baños, el sistema de ventilación, extrae el aire viciado, insuflando aire nuevo a las estancia secas como los dormitorios, buscando un aire renovado y limpio.

Ventajas de la Ventilación Mecánica Controlada

Renovación constante de aire

El filtrado del aire garantiza la elevada calidad del aire y la renovación constante de éste en el interior de las viviendas, obteniendo un aire limpio de contaminantes

Aire limpio- Elevada calidad del aire interior

La óptima calidad del aire que se obtiene con éste sistema de ventilación, favorece el confort, el descanso, el bienestar dentro del hogar, especialmente recomendados para personas con alergias entre otros.

Evita aparición de humedades

La ventilación mecánica controlada, mantiene los niveles de humedad, evitando la aparición de moho y las condensaciones.

Recuperación de energía

Con muy poco consumo energético, se puede climatizar una vivienda y recuperar su calor. La V.M.C. cuenta con un sistema de recuperación de energía con un intercambiador integrado en el sistema de ventilación. Con éste sistema es posible recuperar hasta un 90% de la energía que de otra manera no se podrá aprovechar.

VMC en edificios de consumo casi nulo

Para climatizar la vivienda y edificios pasivos con un bajo consumo energético, se utiliza de manera habitual el sistema de ventilación con recuperación de calor. Debido a las exigencias de las normativas de eficiencia energética que imponen la obligatoriedad de la renovación del aire, éste mecanismo de ventilación mecánica se debe ir incorporando a los edificios.

687 total views, 3 views today

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.