Las calles venezolanas repletas de niños pidiendo comida

A los más débiles apunta la crisis en Venezuela

No hay manera ya de hablar sobre este asunto. Pero bien es cierto que no se puede obviar porque la profundidad de la crisis venezolana apunta a los más débiles, que son los niños y los ancianos, o personas de la tercera edad.

Los niños, ancianos y enfermos mentales son golpeados por la crisis en Venezuela
La crisis venezolana apunta a los más débiles, que son los niños

Una crisis implacable que se puede denotar en cualquiera calle de cualquier ciudad venezolana. Son la población infantil que deambula en las aceras de avenidas y vías, buscando entre la basura o desperdicios de algo para llevarse a la boca. En muchas ocasiones los reporteros les han tocado cubrir la nota de familias enteras que salen a pedir en las entradas a establecimientos de panaderías o restaurantes.

Una población vulnerable

La población más vulnerable ante la crisis, como hemos dicho, está conformada por los niños, los ancianos y las personas con algunas discapacidades mentales, que va en aumento en las calles. En los últimos recientes años, es obligado ver muchas personas con demencia, que sus familiares, se han visto en la necesidad de sacarlos fuera de casa a pedir y buscar comida también.

Venezuela con una población muy débil y enflaquecida
Es común ver a muchos niños en situación de calle en Venezuela

En la población venezolana es evidente, las necesidades nutritivas, debido a que la delgadez se nota en sus carnes flacas y musculatura ausente. La dieta según la edad va variando. ‘Los niños requieren un poco más de valores nutricionales que los adultos, requieren huevos, carnes, leche, cereales y leguminosas. Los vegetales para el rendimiento. Más que los adultos, necesitan azúcares y frutas’. Sin embargo, esto es de lo que carecen.

Para la especialista avanzada en manejar esta temática Raquel Mendoza, indicó al respecto que los niños en la edad del prescolar tienen ciertas similitudes en cuanto a la ingesta de alimentos y el valor que los adultos, pero lo no coincidente son las cantidades. Debido a que su anatomía no está desarrollada. En tanto, los infantes requieren de un buen desayuno, una merienda antes del almuerzo, comer frutas entre este y la cena con la que se debe finalizar para reponer el desgaste del día a día. Los niños menores de dos años requieren sólidos lácteos y derivados para su desarrollo óseo, al igual que las proteínas del huevo y la carne. Junto a carbohidratos. Si hablamos de la adolescencia, hablamos de apetito voraz para crecer y desarrollarse totalmente y saludablemente. No obstante muchos comen desperdicios de restaurantes y en la basura.

La realidad para esta generación en el país sureño es otra muy distinta, que es de atención preocupante en cuanto al futuro cercano. Marcada por la debilidad física y mental, es cuando a esta población le toque salir a estudiar y a trabajar con una alta deficiencia en su organismo. Una evidente debilidad orgánica, será su tarjeta de identificación. Es de conocimiento mundial, según algunos informes de varias organizaciones internacionales.

Devastadora dieta para el venezolano

Explicó la especialista que muchos adultos presentan desórdenes hormonales evidenciando gordura, pero lejos de ser salud y blandir una dieta balanceada, muy al contrario la dieta es de carácter desbalanceado. Pues lo ideal es ser robustamente delgado con buena musculatura y vigor.

Los signos de disminución de nutrición se pueden ver en las carnes caídas, celulitis, deshidratación, resequedad en la piel y flacidez. Los niños se ven pálidos o amarillentos, con marcadas ojeras y siempre somnolientos.  Otro parte que nos corresponde tocar en este reportaje, son las latentes enfermedades virales muy recurrentes en los países tropicales, con bruscos cambios estacionales, para los cuales es necesario una adecuada vacunación como política sanitaria de un país, en todos sus habitantes desde su nacimiento hasta repuntes epidémicos a cualquier edad. No obstante, en Venezuela las jornadas de vacunación se han ido extendiendo cada vez más ausentes.

Muchas madres han denunciado ante las oficinas sanitarias la no, aplicación de vacunas o la ineficacia de algunas, al no presentar o mostrar los efectos secundarios positivos de las mismas. Ha hecho que las enfermedades se repunten sin control atacando con más fuerza a cuerpos desnutridos.

Los especialista en estadística sanitaria Urbina Medina proyectaron en estos días que existe entre un 55% y un 65% de niños en el país no están vacunado. Lo que los hace susceptibles a enfermedades, y entre otras las ya erradicadas.

 1,698 total views,  2 views today

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.